EspañolCatalàEnglishFrances
Google Maps
    Tarragona

Tarragona extramuros

Tarraco extramuros

Las vías romanas fueron uno de los grandes logros del Imperio Romano para comunicar sus territorios y afianzar su dominio. Una de ellas, la Vía Augusta (antigua N-340), recorría Hispania de Norte a Sur, desde los Pirineos hasta Cádiz, cruzando Tarraco. Tanto en los accesos como en las salidas de las ciudades, se levantaban algunos monumentos que todavía son visibles. Asimismo, se tuvieron que construir grandes edificios, como el acueducto, para llevar el agua hasta la ciudad. Los terrenos extramuros de las ciudades alojaban también una gran variedad de residencias rurales, como las villas.

La visita incluye:

  • Guía oficial
  • Entradas a los monumentos elegidos.

La distancia que separa los diferentes monumentos de esta ruta hace necesaria una elección previa por su parte de algunos de ellos, en función de su interés y tiempo disponible.

Monumentos:

1. Torre dels Escipions:

A tres kilómetros de la capital sobre el trazado de la antigua Vía Augusta, se encuentra el monumento funerario romano mejor conservado de la Península Ibérica. Se trata de una torre cuadrangular del siglo I d. C., con dos Attis en la parte frontal que representan al dios de la muerte y la resurrección respectivamente.

2. Villa romana de Els Munts:

A unos ocho kilómetros de la ciudad en dirección norte, siguiendo el recorrido de la Vía Augusta, se construyó una lujosa villa de recreo en el siglo I d. C., que se mantuvo en uso hasta los siglos VI-VII. A mediados del siglo II, fue la residencia de Caius Valerius Avitus, alto cargo de la administración local de Tarraco (duunvir) y su esposa Faustina. Se conservan varias estancias de la casa con pinturas murales y algunos mosaicos, así como dos conjuntos termales y otras dependencias de uso agrícola y también industrial.

3. Arc de Berà:

A unos veinte kilómetros de Tarraco, siempre en la Vía Augusta, se erige un arco de triunfo levantado a finales del siglo I a. C. por disposición testamentaria de Lucio Licinio Sura presumiblemente para marcar los límites territoriales de Tarraco. Supera los doce metros de altura por unos 12 metros de ancho y un fondo con poco más de dos metros. Está decorado por falsas pilastras estriadas rematadas por capiteles corintios, así como con restos de la inscripción monumental que corona el arco.

4. Cantera de El Mèdol:

Para construir la ciudad, los romanos utilizaron varias canteras cercanas a Tarraco.  A unos seis kilómetros de la ciudad, se encuentra la más grande de las canteras conocidas. Tiene una galeria superior a los 200 metros de longitud. En el centro de esta galeria, se erige un monolito que supera los 12 metros de altura y que se conoce como la “Aguja” de El Mèdol. De ella se extrajeron 50000 metros cúbicos de piedra. Todavía hoy se pueden distinguir las marcas de extracción realizadas por los canteros. Su enclave en plena naturaleza la convierte en un paraje singular con un microclima especial.

5. Acueducto de Les Ferreres/Pont del Diable:

Toda ciudad romana necesitaba un suministro de agua regular que garantizara además del consumo doméstico, el funcionamiento de las fuentes públicas y las termas. A unos tres kilómetros al oeste de Tarraco, se conserva parte de uno de los acueductos que portaba agua a la ciudad procedente del río Francolí, salvando el desnivel natural del terreno. Tiene 217 metros de longitud y una altura de hasta 27 metros. Se conservan dos hileras de arcos superpuestos, 25 en la parte superior y 11 en la inferior. Se impone majestuoso entre un paisaje pinar de excepcional belleza.

6. Centcelles:

La villa tardorromana de Centcelles se encuentra ubicada en plena zona agrícola, a unos escasos seis kilómetros de la capital. Se trata de una residencia rural de origen aristocrático perteneciente al siglo IV d. C., que pudo haber tenido incluso la función de mausoleo imperial. Se conservan dos amplios edificios, uno de ellos con la única cúpula completa decorada con mosaico en la Península Ibérica. En ella se representan escenas de caza, así como una de las colecciones más antiguas de escenas cristianas del Antiguo y el Nuevo Testamento.

Twitter Redes sociales